sábado, 12 de octubre de 2013

2013. Capítulo 112 de 365. -Furia en la EASD-

Creo que no me voy a explayar mucho, pero necesito desahogarme porque hay cosas que llegan a un límite.

Que vale, para empezar me diréis: ¡Has estado ahí cuatro años, sabes cómo van las cosas en esa escuela! SÍ, LO SÉ. También podéis decirme: pero a si a ti esto no te afecta. LO SÉ. Incluso podéis pensar que me quejo por quejar, pero todo tiene su razón (y quiero actualizar el blog)

La historia empieza en lo de siempre: fondos.

¡OH SÍ, EL GOBIERNO ES MUY MALO Y COMO NO NOS DA DINERO OS EXIGIMOS QUE TRAIGAIS VUESTRO PORTATIL! Llevan así cuatro años.

Que a ver, hasta cierto punto lo entiendo y tal, pero tienen ordenadores que no son demasiado obsoletos, no están obligados (digo yo) a tener iMacs de última generación y... Adobe liberó la suite CS2, ¿en verdad se tienen que usar programas libres?

Sinceramente, son cosas que me sacan de quicio. Lo mejor de todo es que lo atañen todo a que ellos no llegan porque tienen otras cosas que hacer y una vida y/o porque no hay dinero, ¿sabéis lo mejor de todo? Algunos de esos profesores cuando acaban las clases se van a hacer Masters, esos profesores que si les dices: "mira, que a lo mejor no te podré venir a todas las clases porque trabajo para pagarme la carrera" te responden: "pues lo siento mucho, pero la asistencia es obligatoria"

Pero mirad, son cosas a la que una puede acostumbrarse, que hasta puedes entender la falta de ordenadores y la dejadez de utilizar los "obsoletos" porque no pueden molestarse en actualizarlos y ponerles una CS2 (que no es necesario la CS5, CS6 o CC, ¿eh? Que nos enseñan los básico)

Lo que de verdad me toca la moral es que, aparte de pagar un pastizal y tener un servicio más que pésimo es que nos bombardeen a fotocopias y eso también nos lo tenemos que pagar nosotros. O sea, que lo debemos imprimir en nuestras casas.

No nos dan material necesario, no se organizan, nos obligan a tener que hacer una inversión, nos ayudan lo justo y necesario y... ¿a cambio de qué? De nada. ¿Tanto les iba a costar tener una impresora/escaner/fotocopiadora y un ordenador en el que poner todas las fotocopias para que las imprimamos?

No sé... la tinta de impresora no es barata, imprimir es un peñazo y... es lo mínimo que podrían hacer por nosotros. NO SE VAN A MORIR.

Por cierto, que mi cabreo viene a raíz de tener que imprimir, y odio imprimir.

jueves, 3 de octubre de 2013

2013. Capítulo 111 de 365. -Iniciación a Diseño Gráfico-

Hace muchísimo que no escribo, pero ahora ya me suceden cosas que van siendo interesantes y es hora de contar. Claro que... como las lean lo que son mis compañeros no creo que les vayan a gustar.

Pero... ¡Eh! Acaba de empezar el curso y, de momento, solamente puedo hacerme una idea predefinida, a lo mejor con el tiempo cambia.

De todas formas, la primera semana del curso sirve para conocer a los profesores y saber qué se hará. Como soy una alumna aventajada ya lo sabía todo más o menos. Pero nunca está de más ir y enterarse, aparte de conocer a los profesores que no conocía ya (o simplemente los tenía vistos) y/o hacer algo de clase, porque hay profesores que no se saben estar quietos.

En fin, primero hablaré un poco de cómo es la clase, no mis compañeros, el sitio en donde me voy a pasar todo el santo día de cinco de los 7 días de la semana.

A ver, el aula para 15 personas está bien, claro que cuando nos juntamos todos aquello es poco menos que imposible... somos demasiada gente. Lo peor de todo es que no puedes decir "este es MI sitio", nunca me ha gustado que no haya esa posibilidad de decir "nos sentamos así y de ahí no nos movemos". Ya sabéis todos lo mal que me llevo con los cambios y peor me llevo con ellos cuando justamente el único taburete que hay con respaldo esta justo en el mejor sitio del aula (penúltima fila pegado a la pared), un sitio más o menos solitario, que el profesor no te ve mucho y que es ideal. Pero no, la gente entre clase y clase debe intentar coger otro sitio, ¿no ves que antes me he sentado yo? PUES NO TOQUES. Por lo demás la clase esta bien, total, ya estoy más que acostumbrada al conservatorio.

Paredes blancas, mesas y sillas verdes. vamos, lo de siempre, lo peor creo (aparte del poco espacio) que es que es demasiado larga. Preferiría que fuera más ancha, pero bueno... es lo que hay.

¿Profesores? Me falta uno por conocer, pero de todos conozco a 4 de 6. Uno de ellos no me dio clase, pero era jefe de estudios y así que me tenía más que vista (sí, me ha reconocido), en fin, que no esta mal (lástima que me las convalidarán y entonces podré elegir a quién ir a ver)

Y compañeros... la mayoría vienen de Bachillerato y no son más que niños y otros son bastante indefinidos. Lo que no me gusta es que, al estar partido en grupos, el grupo A ha elegido su delegado y demás, han hecho su e-mail y un grupo de Whatsapp y se ha enterado quién se ha enterado. Que no me parece mal, pero... no sé, si hacéis algo que se entere todo el grupo y no solo la mitad o un poco más. Supongo que eso de compañerismo es pedir demasiado, o aun no lo tienen muy cogido por mano.

Pero bueno, de todo el mundo es sabido que el compañerismo existe para "ey... es que no vengo nunca a clase porque no me sale de las pelotas y... ¿me pasa los apuntes" y tú te quedas: claro, claro, ahora mismo. Vete un rato a la mierda y te los paso.

En fin, dentro de lo que cabe para mi mejor, que se encargue otra del marrón de pasar fotocopias, hablar con los profesores y todo eso. Yo quiero que me dejen en paz en mi mundito feliz y autista.

¡Eso sí! Para que no digáis que son una desnaturalizada y antisocial, diré a mi favor que me estoy llevando bien con una chica (la única adulta de la clase), hoy la he acompañado al patio y ayer también, ¿habéis visto? ¡Sociabilizo! Pero bueno... me durará lo que tenga el Pokémon X en mi manos y en las horas de patio desaparezca y me vaya a un rincón oculto porque quiero jugar...

Y ya esta todo, no quiero escribir más. Puede que mañana me de por escribir y hasta seguir el diario de una forma más adecuada de cómo la he estado siguiendo últimamente. Pero no os hagáis ilusiones.