jueves, 15 de agosto de 2013

2013. Capítulo 110 de 365. -Relato: Amor entre Aerys Targaryen y Tywin Lannister-

EDITADO: Ilustración agregada

Hace mucho que no actualizo, pero tampoco tengo nada nuevo que contar. Bueno sí, pero no tengo ganas de escribir... Hasta hoy.

Post no apto para no lectores de la saga de Canción de Hielo y Fuego y seguidores de la serie Juego de Tronos. Más que nada porque no entenderéis de qué va.

Durante esta semana y la pasada se ha hablado mucho de la teoría de que Tywin Lannister pueda ser hijo de Aerys Targaryen y no de Tywin Lannister, teoría que encuentro terriblemente absurda y sinsentido. Pero hoy no la desgranaré para dar mi opinión, sino para poner un cutre-despropósito de fic que le he dedicado hoy a Adriana.

Todo ha empezado a raíz de esta sublime conversación.

[...]

[15/08/13 19:32:55] Raptorina: vamos, que me creería antes que aerys hiciera todo eso porque quien de verdad le atraía era tywin y quería tenerlo para él que lo otro
[15/08/13 19:33:07] Souru: XDDDDDDDDD
[15/08/13 19:33:14] Raptorina: lo estoy diciendo en serio eh
[15/08/13 19:33:21] Souru: como Jon Connigton con Rhaegar?
[15/08/13 19:33:25] Raptorina: seh
[15/08/13 19:33:27] Souru: lo creo, lo creo
[15/08/13 19:33:31] Souru: pero me causa gracia xDDDD
[15/08/13 19:33:47] Souru: Aerys bisexual
[15/08/13 19:33:56] Raptorina: a ver, la cosa es así, tywin tenía mucho carácter, una habilidad de oro, y era guapo
[15/08/13 19:34:10] Raptorina: como mínimo algo le podría hacer plantearse
[15/08/13 19:34:29] Souru: "te deseo tanto que te odio"
[15/08/13 19:34:35] Raptorina: ahí le has dado
[15/08/13 19:34:56] Souru: o: "como no quiero admitir que estoy perdidamente enamorado de ti te odio"
[15/08/13 19:35:04] Raptorina: exacto
[15/08/13 19:35:20] Raptorina: voy a escribirla y publicarla
[15/08/13 19:35:22] Raptorina: total, tendrá más sentido que las otras
[15/08/13 19:35:29] Souru: "y lo pago violando a mi esposa pensando que eres tú"
[15/08/13 19:35:41] Raptorina: la violo porque la odio porque no eres tú

[...]

[15/08/13 19:40:03] Souru: a lo mejor le pasa como Aerys con Tywin, "te quiero, pero como no quiero admitirlo te trato indiferentemente"
[15/08/13 19:40:43] Souru: ¿Y si Aerys se insinuo a Tywin y de ahí empezaron los malos rollos?
[15/08/13 19:40:47] Raptorina: hombre, lo de aerys es más, te jodo donde más te duele porque a mi no me haces caso
[15/08/13 19:41:24] Souru: "no te cases con Joanna, se mío"
[15/08/13 19:41:31] Souru: y de ahí que intentase propasarse con Joanna
[15/08/13 19:41:37] Raptorina: quédate solo a mi servicio y te daré todo lo queq uieras

[...]

A partir de ahí y de esas grandes y sabias palabras de Adriana, no he podido evitar la tentación de escribir varios párrafos relatando alguna de esas palabras:

Amor entre Aerys Targaryen y Tywin Lannister

- Solo para mi… - susurró muy cerca del oído de Tywin, acariciando su hombro con una extraña delicadeza, ejerciendo cierta presión para que éste no pudiera levantarse de su silla.
- Por favor… se solo mío y todo lo que quieras será tuyo- prosiguió el rey, atreviéndose a llevar aquella mano que había tenido sobre el hombro de Tywin más abajo, acariciando el pecho sobre el jubón a la vez que enredaba aquellos largos y raquíticos dedos entre las cuerda de la prenda. A su vez llevo la otra mano al cuello de la Mano del Rey, acariciándolo, respirando con algo de agitación en la oreja de él-, absolutamente lo que quieras, hasta tu casa tendrá más poder del que podrías imaginar…
La respiración de Aerys se agitaba y sentía excitada por momentos, desabrochaba poco a poco los cierres de aquel jubón carmesí de su Mano. No hallaba resistencia alguna por parte del león de Roca Casterly, ¿estaría cediendo ante esa confesión?, el Rey esperaba que fuera así. En esos momentos estaba más cerca que nunca de él, solos en la sala del consejo privado y sabiendo a ciencia cierta que nadie iba a entrar. Deseaba más que nunca probar la piel de él, sentirla, acariciarla como nunca había hecho y siempre anhelaba hacer y pensaba que hacía cuando violaba a su esposa, la reina. Estaba más cerca que nunca de probarlo más allá que en sus ensoñaciones.
Ya casi estaba, ya casi podía rozar su piel, al menos sobre la camisa, mucha más fina que aquella horrible prenda de cuero que le apartaba de SU león. Aerys quería bajar más, tocarle más, acariciarle más… incluso lamerle, solo por él sería capaz de arrodillarse ante lo que debía considerar un plebeyo suyo y darle ese gusto. Pero antes debía conseguir que se quedase con él.
Dejó de acariciarle el cuello para bajar esa mano también por el pecho, tirando con ambas de la camisa para ir retirándola, sin reprimir los jadeos y gemidos frutos de la excitación que sentía al ver aquella blanca piel con el vello rubio y rizado perlado su vientre, no en demasía -como siempre había imaginado-, pero sí lo suficiente como para provocarle un fuerte estremecimiento.
Metió las manos por debajo de la camisa cuando estuvo suficientemente levantada, palpó su piel, sus abdominales definidos y marcados, toda una delicia, también su pecho, fuerte y lleno de pelo rizado, seguro que también era rubio. 
Mientras le acariciaba su respiración extasiada seguía estrellándose contra la oreja del león, el Rey no dejaba de susurrar su nombre, "Tywin, Tywin, Tywin", rápido y entrecortado. Aerys deseaba en esos momentos hacerle de todo, pero lo que más sentía que necesitaba era que se levantase de la silla, quitarle aquellos aparatosos pantalones y hacerlo suyo, sentir su interior como nunca antes lo había disfrutado y por el cual tanto había soñado. Su cuerpo se movió solo y de forma instintiva se froto contra la silla mientras acariciaba aquel pecho semidesnudo. La excitación estaba a flor de piel, demasiado, el Rey ya se veía penetrándole, notando el prieto interior del señor de Roca Casterly, tal era su deseo y sus ganas que, sin darse cuenta, su cuerpo reaccionó a ello mucho antes de lo previsto.
Un agudo gemido escapó de sus labios y chocó contra la oreja de Tywin, Aerys se detuvo en seco, sus caricias y todo, había acabado de eyacular sobre su propia ropa y sin haberlo podido catar… se sentía humillado, terriblemente humillado. Saco sus manos de debajo de la camisa del león y se tapó con las manos allá dónde se veía la mancha oscura de entre sus piernas. Salió disparado de la habitación, rojo por la cólera y la vergüenza. Pero lo volvería a intentar. Tywin no se había apartado en ningún momento y eso era una señal. Habría otra oportunidad.
FIN (o no…)

Cabe decir que entre párrafo y párrafo había un poco de conversación y risas, por eso no hay una continuidad demasiado definida.

Y... bueno, un día de estos explicaré la teoría que ha tenido Adriana sobre la posibilidad de un Aerys enamorado de Tywin, explicando también porqué no acepto que Tyrion, Jaime o Cersei puedan ser Targaryen, pero de momento os dejo con esto, para que os echéis unas risas y demostrar que muy raras veces puedo tener sentido del humor.